一个中国故事

UN CUENTO CHINO

Érase una vez en México cuando nuestra pequeña socia fundadora de China Shing por azares del destino y de su suerte heredó de una gran amiga un par de woks, cucharones, vaporeras de bambú, un horno para patos y un simpático chinito panzón.

Al principio ella no apreció el regalito ya que era un tanto estorboso y lo dejo guardado en su cochera, hasta que un día le nació la curiosidad de aprender a usarlos y ahí comenzó a seguir su hilo rojo hacia china.

Es así como en octubre de 2003 en esa misma cochera, ubicada en calzada de las Águilas 1361 , comienza un pequeño China Shing con solo un mostrador vendiendo nada más los fines de semana arroz Frito y unos cuantos platillos cantoneses en pagodas chinas.

Al pasar unas semanas la comida volaba literalmente a tal grado de no darse abasto, y ahí vuelve a aparecer el azar, que trajo consigo a un equipo joven y emprendedor.

Al pasar los meses y por petición de cientos de clientes decidimos ampliar nuestro menú, horarios, días de operación y platillos de alta cocina china, enviándolos a domicilio. Y así durante varios años fue nuestro eje de ventas y éxito.

En 2012 viendo que las tres mesitas que teníamos siempre estaban ocupadas decidimos emprender una nueva aventura y alargar nuestro hilo rojo, fue así como convertimos esa pequeña cochera en un mágico y acogedor lugar pasando de vender sólo comida en cajita a tener un lugar con más mesas y deleitando a los paladares con platillos recién salidos del wok.

En junio de 2013 debido al éxito de este nuevo concepto donde mezclamos nuestro inmejorable servicio a domicilio y nuestro extraordinario servicio de restaurante decidimos abrir una sucursal ubicada en pedregal.

Colorín colorado este cuento no ha acabado...